Los millones de años de evolución que culminaron en nosotros dejaron sus vestigios; mínimos, pero presentes. Somos seres de sociedad, de manada y de espacios abiertos, y ciertos colores despiertan en nosotros un gran número de emociones diversas. Por ejemplo, el rojo significa peligro, el azul nos relaja y, el que nos interesa a nosotros, el verde, nos da la señal de que la época de alimento empezó y por lo tanto vamos a prosperar otra temporada.

imagen de: www.comosellama.net

Al vivir en ciudad, el color predominante suele ser el gris, a excepción de alguna que otra casa que escapa de la regla y se tiñe de vivos colores; y el concreto puede convertirse en algo agobiante. Concentra mucho el frío en invierno y el calor en verano, por lo que siempre es bueno tener un escape natural de la cotidianeidad que sepa regular el clima.

En hidroponía, aeroponía e hidroeroponía, nos interesa que las personas tengan acceso a sus propios alimentos, cultivados con su cuidado y cariño, y, además, que puedan gozar de las mejoras en la salud que proveen las plantas.
Sus diversos aromas desencadenan una larga lista de neurotransmisores que nos relajan, nos alegran y su vivo color siempre es un plus, (para colmo, ¡muchas son riquísimas!).
Además, levantan cualquier habitación y son una buena compañía.

imagen de www.triada.com.pe

Ni hablar de las que suman otros colores a la pintura: el violeta intenso de la lavanda nos genera una sensación de tranquilidad y liviandad, o las frutillas que su color rojo despierta intensas sensaciones de pelea que nos mantienen conectados con la época de cosecha, nos intensifica las ganas de salir de casa y nos prepara para un buen día. Y, por supuesto, también las otras tonalidades de verde, las más oscuras nos generan las mismas sensaciones pero con un plus de relajación, para las personas que no gustan de los colores vibrantes.

Las plantas, además, han demostrado ser un gran foco para las personas que padecen ansiedad y trastornos de hiperactividad, dado que fuerzan la concentración, la paciencia y la dedicación.

¡Esperamos te haya gustado!

¿Te gustaría sugerir la próxima nota? ¡Dejanos un comentario!

¡Nos vemos en la próxima!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.